To be beautiful means to be yourself. You don’t need to be accepted by others. You need to accept yourself.

~ Thich Nhat Hanh



“Un ser integral sabe a dónde ir sin ver, ve sin tener que mirar y realiza cualquier cosa sin hacer nada”.

Lao Tzu


Patvisualart

sábado, 1 de noviembre de 2014

DANZARINA LUZ

imagen sacada de la web


Danzarina luz

En el medio de la nada, dentro del espectro de la vida, mi brazo se abre a la derecha, una luz radiante acompaña este gesto, luego mi brazo izquierdo hace lo mismo,  ésta luz brillante aparece, desaparece, doy un paso pequeño, pero gigante en su intención, entrega, dedicación.

Toda envuelta en estos puntos de luces conectados entre sí, mi vida se genera distinta, apacible, sencilla, rítmica,  musical. Estoy entre rombos, pirámides, triángulos  de luz y pareciera que aún no dimensiono el porqué.

Hay energía lumínica que baja desde mi cabeza a mis pies, ingeniosa, agradecida paz, y al  abrir ambos brazos hacia el cielo, hay triángulos invertidos, conexión espiritual de mis seres queridos que no están, pero unida a ellos, mi camino se ilumina, se ensancha, se vuelve basto, e indescriptible

Hay un sol irradiando su energía constante, manos que reciben esa luz, pies que se iluminan, cuerpo que se contornea en su danza, luciérnagas, estrellas, as que fluye, desaparece, brillo mágico, que se deja caer, cuan agua plateada girando, un mantra copioso que no para y mis ojos no alcanzan a dimensionar el don que hay en su fluidez.

Busco en las miles de estampillas acumuladas, cual es la trascendencia, la unión, la fuerza que mueve esta montaña y quedan mis ojos buscando la historia, la secuencia, el tiempo medido por éstos pequeños horizontes, que con tanto donaire, belleza, quedan silenciosos, hablando un idioma en clave, en reminiscencia, en austeridad, de regreso al minimalismo dentro de la acumulación de lo que describen, una solitaria vida, dentro de hojas blancas, con forma de libro, ensartadas por curvo metal, sujetando que la historia no resbale, no escurra fuera de los limites trazados.

Nombres, lugares, archivos, documentos, sobres  que tienen voz propia, diseños con motivos, de naturaleza, ídolos, mentores y  lugares remotos, contando cuentos, memorias y esa historia que no se cansa de nacer para sentarse en el set del registro coleccionista.

No puedo quedarme quieta, esa luz que me ilumina no deja de bailar, de conmoverme, de deslizarme por este lugar remoto,  tan mío y tan lejano que me acoge, se deja redondear como un arco invitador merodear dentro de su círculo.
Galaxia inspiradora,  repetitiva, moldeada osadía e independencia, hace que regrese a la vida sin acomodo, sin extrañar  las comodidades aprendidas, es como volver a encender una lámpara en un día radiante de sol, es incomprensible al espectador.

Nado en mar de enseres y me pierdo en su oleaje, navego contra la corriente, colisiono con dos almas gemelas a la deriva, y viajo dentro de su  naturaleza emotiva que todo lo aprovecha.

Encuentro los motivos por el cual se acompañaron ambos, rodearse por tantas cosas útiles e inútiles, llámese calidad, comodidad,  miedo a no saber que se hará  en el futuro. Amaron acompañar y ser acompañados por cosas, unidos, atados a seres que hablan su mismo idioma, soledad.

Hay talento natural e ilógico, mente de pensamientos eficientes, aficionado acérrimo, se expresa como pensador original, único, y lo logra en la acumulación de amores inanimados, tormentos con efectos especiales, y finalmente logra una obra personal grandilocuente.

Cuantas veces contempló su sello y  matasellos y qué pregunta se hizo, y qué respuesta tuvo. Podría destacar que  su imaginación fue como  la un inventor, aviador, ingeniero, maestro, comerciante,  mueblista, líder, administrador, o en los campos automotriz, aeronáutico o eléctrico…todo fue su creación dentro de su propio mundo de real fantasía,  un inventor acumulativo sin escatimar limites, dio un orden en su desorden, un iluso, un aventurero descuidado, un quijote creído, arrogante, solitario que arrastró  a su amor a un mundo infantil, que tuvo que aprender  hablar con muñecas de ojos azules como una forma normal de comunicarse,  a reír de sus muñecas que lloran por una madre que las acaricie antes de dormir

Rosa de mil colores que en su lealtad, se quedó varada en su propio mundo, ella rodeada de un jardín de fantásticos  figurines que cuentan una historia distinta cada noche,  payasos de porcelanas pintados a manos, que balancean una sonrisa feliz en su rostro, y más muñecas que reemplazaron al hijo que nunca llegó.
Rosa de rosa alma y sonrisa genuina, que canta, recita y da gritos sin haber razón, ya sea porque hace frio, o porque ve en su recuerdo un momento que quedo sellado en su memoria.

Rosa flor trasplantada,  la que duerme ataviada con seres mágicos, en cada rincón de su cuarto una máscara veneciana, una muñeca en miniatura, una bailadora española con su vestido amarillo por la pátina del tiempo, relojes que no dan la hora, pero son parte de este teatral dormitorio, joyeros de porcelana, madera, metal; algunos con bisutería antañosa,  otros vacíos dentro del aparador, esperando algún día ver la luz, huevos pintados con motivos orientales, sus preferidos, libros que no se leen que acumularon el polvo del tiempo transcurrido, y  cientos de autos a escala que eran la dicha y el quita sueño de su amor, tarjetas de saludos que vinieron a recalcar la lejanía que se encontraba,  calcamonías  de mariposas, ángeles, caballos, o flores en el marco de la puerta, fotografías que revelan la vida vivida, el momento, la ocasión, el lugar, la alegría, pero la tristeza amarillenta que está todo el aire que esta rosa respira.

Yo un observador, curioso, mirón en el medio del todo y la nada, mirando a mi otro yo bailar en esta sosegada luz que mimetiza sentimientos encontrados, el tiempo pasa lento, pateo las horas, los minutos con pasos de bailarina, como quien chapotea en una posa de agua, dejo que la figuras que observo sean mi manantial donde me sumerjo sin pensar, y acepto ese tiempo invaluable sin apuros, viviendo  día a día como que el tiempo no transcurre, sino se diluye lentamente como vapor de un gran géiser, que rota en sentido contrario de un reloj, esfumándose en cámara lenta.

Voy en esta luz entregando, recibiendo, animosa, con tristeza, en calma, en ansias, la luz me reclama figura en un ambiente cálido, frio, en luz y sombra, en delicado estado de  pasividad y espera…

Mi danzarina luz continúa, se traza, se diseña, se clarifica, me reconforta, aunando energías para volver por donde vine.

Patricia Araya

02 112014-5741-08-07-1953