To be beautiful means to be yourself. You don’t need to be accepted by others. You need to accept yourself.

~ Thich Nhat Hanh



“Un ser integral sabe a dónde ir sin ver, ve sin tener que mirar y realiza cualquier cosa sin hacer nada”.

Lao Tzu


Patvisualart

jueves, 25 de septiembre de 2014

Voz espiritual

VOZ ESPIRITUAL
(Foto tomada web)


Canto de mujer tribal, de voz armoniosa que se mezcla con los instrumentos de los dioses. Canto que viaja sobre las montañas, más allá de las nubes y se va más allá del cielo, eco sanador,  que va y viene dentro de un verbo sabio, canto que reúne a sus ancestros en su voz, tarareo que nace, que cae, que espera, que nada en fluido acuoso y vuela porque es diseñada para ser voz sagrada, angelical, sonido ritual invariable que se traspasa por el viento al alma. Voz creada en un mundo enigmático, garganta que se deletrea humilde, que vino a instaurarse  como un templo de esperanza dentro de un mundo cauteloso e incrédulo.

Voz de niña curiosa al comienzo, luego hechicera ingenua, aprendiendo del mundo iluso fantástico, para donar su sabiduría;  más tarde, chamana bondadosa dentro sus cualidades espirituales, porque no hubo ni conoció nunca  la morbosidad ni vicio alguno, solo el don  de invocar a los espíritus.

Voz intuitiva, con acordes de misticismo, dejando atrás el mundo que se mostró antes sus ojos, irracional, con pensamientos obsesivos y confusos, tan apartados del símbolo de paz y amor que ella vino a cantar o pregonar, el bien sobre el mal

Su canto de multisonidos cambia de tonalidad e intensidad, de acuerdo a la variación de su voz, canto místico, hipnotizante, sagrado, vestido de antigüedad, que mece, arrulla y transporta a otros mundos.

Viaje de paz infinita, carrusel de colores irizante, y en el centro del ritual los ojos cerrados se abren para ver flores, raíces, substancia dorada como la miel, u otras hierbas alucinógenas y entre rezo y canto, una luz intensa, majestuosa, que viene, se posa en el centro del ritual, y se va desvaneciendo lentamente, todo se vuelve paz, armonía para el sujeto enfermo, se pide perdón por las imperfecciones, y la bendición llega, todo es sentirse cobijado bajo la manta de esa voz que invoca a ratos el nombre del supremo, deletrea sabiduría, murmura y aleja a espíritus torvos, maléficos, para luego entonar la súplica del amor de un dios en toda su potestad, en su luz sentirse diminuto, inmensamente pequeño, todo se vuelve un edén, aparecen y se acercan, cantos de pájaros, flores multicolores, lunas, soles, estrellas, un universo completo pasando antes sus ojos lastimeros, sin saber qué hacer con tanta belleza. 

Patricia Araya
25092014- 5741-08-07-53




HUELLAS SAGRADAS


Huellas sagradas
(Foto tomada web)

Dame tu mano y llévame por tu mundo espiritual, sea el calor de tu corazón ilumine mis días. Toda la luz del universo atraviese mi ser, y mi alma se vuelva ave trasmutada. Deja tu mirada sobre la mía y ambas vuelen los cielos en busca del otro.
Ver la tierra desde afuera y poder descifrar todos  sus estados azules, en un enrejado de idiomas unidos en una sola voz. Deja tu alma suave como una flor de loto me acaricie y me contemple desde los bordes y desde el centro de tu universo interior. Elévame al rezo que debo cantar, y tu mantra de mil y una ideas se conviertan en un don espiritual en mi vida.

Mírame desde allá donde habitas y déjame escuchar tu voz sanadora, vislumbrar tu sonrisa armoniosa, bañarme en ella, como nunca hubiera imaginado.

Déjame viajar por la galaxia de tu amor, y poder contemplarte  cuando duermes en el medio de centro estelar, rodeado de estrellas. Déjame descubrir el poder divino, déjame contemplar tu perfil tatuado de flores salvajes, déjame ir por los bosques diseñados para que tú camines en ellos.

Déjame ofrendar mi espíritu mundano para purificar su estigma. Siento tu mano rosar la mía y de ese roce nacen panes sagrados, mi alimento de aquí en adelante. Voy en un río de paz y tus ángeles me guían. Yo dejándome estar en el centro de esa luz.

No me dejes de contemplar o sonreír, aquí estoy aprendiendo de tu sabiduría, como una niña que recién aprende a leer.

Todo gira a mí alrededor, y todo se vuelve galaxia de amor.  

Que tus pies no se cansan de venir hacia mí, y no dejes de contemplar mis sandalias que nunca había calzado, me animo a caminar contigo…te sigo y llego hasta el jardín donde flores rojas me reciben, y entro a tu iglesia sacra, donde la oración nunca termina. Abrazo este lugar aprendiendo de su diversidad, y puedo ver tus manos entrelazadas en posición de relajación, y tus ojos están invertidos hacia adentro. Toda la galaxia te alumbra y estás aquí para compartir la luz del iluminado.

Me quedo frente al signo dios que me eleva a un estado de quietud espiritual. Viajera en un estado lumínico, despierto contemplando la semilla germinadora del  amor.

El puente espera que lo atraviese, voy hacia ti, ahí está el lugar donde se es uno con el todo.

El sol resplandece en el ocaso, y recibo su bendición, me sumerjo en el agua y cuando reaparezco voy por el camino correcto. 

Gracias por dejarme en el camino de tus huellas sagradas.

Patricia Araya
25092014 -5741-08-07-53


martes, 23 de septiembre de 2014

EL VUELO DEL CÓNDOR



EL VUELO DEL CÓNDOR

Texto basado en el cuento de John Araya: "Viejo Cóndor"

Se dice que desde  un principio,  Dios del tiempo, creo el sol, luna, estrellas, y también creó a la Tierra, por consiguiente, creo la Cordillera de los Andes, los ríos y bosques que son característicos de ésta hermosa región. Todas las Américas unidas, la del Norte, Sur y Centro América, y como los cielos eran tan azules, tan nítidos, vio que faltaban las aves, para amenizar este lado del Universo y fue así como creó  al Cóndor, y lo hizo de tal forma que este volaría estas tierras, desde Tierra del Fuego hasta  donde la cordillera se pierda en el  mar. Como Dios se dio cuenta que el Cóndor, volaba armoniosamente, y lo vio tan extremadamente solo, le creo una compañera de por vida.

Ambos volarían el centro de la tierra, y para que ellos pudieran contemplar a grandes distancias, creo la Cordillera de los Andes, desde allí, el Cóndor planearía por horas sin siquiera mover sus magníficas bien diseñadas alas,  el viento seria su derrotero, su guía, dando libertad a su  sentido de dirección, lo elevarías, recorrería grandes distancias, planearía, y así se mantendría dueño y señor de estas tierras sureñas.

Cuando había pasado un gran tiempo el Cóndor y su pareja, una hermosa ave de ojos color rubí, decidió hacer un nido en la cima del risco más alto, ahí entre el frio nevado y la tranquilidad esperada, decidieron incubar un huevo. Ambos padres tomaron su tarea muy en serio, y se concentraron en sacar adelante esta tarea de la vida. Al cabo de un tiempo él bebé Cóndor nacía, se desarrollaba con todo el amor del mundo…tanto fue así que, vio que no era necesario volar todavía, su misión en esta vida era otra…

El viejo Cóndor como se hace llamar el padre, vivía su vida meditando, preguntándose su razón de existir, perdía horas y horas en un vagabundear de pensamientos, siempre su mente estaba puesta en el pasado, en su infancia, en los cuentos que escuchaba de su madre sobre su padre, y él también quería irse a volar grandes distancias…

Había escuchado de las historias de los lugareños, que cuando él fue creado, también había sido creada otra ave llamada, Águila, que tendría que sobre volar toda la América del Norte, eran rumores y no dio mucha importancia
Un día creció lo suficiente y quiso volar, y vio con horror, la distancia desde la cima, mirando hacia abajo, el acantilado era para temer, el vértigo, la sensación de no saber cómo tenía que emprender el vuelo, miraba con estupor, y fue ahí que se dio cuenta que su padre no estaba ahí, para enseñarle a volar, y ese sentimiento de abandono lo acompañaría el resto de su vida.
Sin embargo las creencias Chamánicas tenían como presagio que el Cóndor, y el Águila, deberían ser las aves que sobrevolarían con más belleza, acierto y esplendor éstas tierras, y que un día, el Cóndor y el Águila se unirían espiritualmente, uniendo ambos continente…fue así que el Cóndor ya maduro, acarreo a su vástago en su lomo, y lo traslado a tierras del Norte.

Ya complacido en este lugar, unas de esas noches de vivencias trascendentales : Se veía solo, inmensamente solo, y tenía que alzar el último vuelo, él pensaba era tiempo de morir, era tanto el miedo, que temblaba entero, miraba el horizonte que este día tenía los más bellos colores que  él había visto jamás, se dejó extasiar por éste momento, cuando de pronto desde el horizonte, se veían dos aves venir hacia él, eran sus padres, él se dijo por fin, ellos están aquí, para verme volar y ayudarme a dar éste paso; su padre distinguido como siempre, y su madre con esa mirada total entregaba destellos y cúmulos de amor. Los dos sobrevolaban a su alrededor, cuando su padre, decía: “ hijo no temas, los Cóndores somos aves que tenemos seguir nuestras  propias huellas, vuela tan alto puedas y después déjate caer sin miedo, traspasaras el nido, con tanto poder que tu hijo despertará de su letargo, verá tu luz, tu enseñanza, querrá volar como tú,  tal cual seguiste mi huella…una vez hayas pasado al otro lado del nido, volverás y estarás como siempre sobrevolando la montaña, feliz de ver a tu hijo volar con sus propias alas.

Ahora el Cóndor, sanaba viejas heridas, y se veía aprendiendo de los ríos, de los árboles, de la gran montaña que lo vio crecer, vio que la creencia de los Chamanes  que los Cóndores nunca mueren le daba la posibilidad de explorar capacidades nunca antes contempladas, recobrar su naturaleza divina, dejar sus largas alas, su pecho blanco al viento, planeasen su alma, honorando a la madre Tierra, honrándose a sí mismo, honrando al gran espíritu creador.

Patricia Araya
23092014



lunes, 22 de septiembre de 2014

UNIVERSO



Universo, espiral en la rueda de la existencia cósmica, factral jugando como un niño que salta y no para, con energía inagotable, árbol madre ramificado de estrellas y galaxias, ocupada en su propio mundo, en vertiginosa locura, sin límites ni contención.

Universo abuela marina de una enorme belleza, en una sopa primigenia, gravitando a través de los tiempos, manta cobijadora, abuela maternal lumínica, espiritual majestuosa, alimenticia de amor, abraza con vehemencia casi causando dolor, besa con ternura y se va alejando, pero su velo amoroso perdura en el tiempo, sin reparos, ni angustia, no se olvida, porque en ella se fecundó la raíz de los tiempos.

Universo abuelo silencioso, sigiloso, ser distante hasta el  infinito, lleno de recuerdos y nostalgias, mente discreta, fronteriza con la eternidad, cabellos canosos en el amanecer, anaranjados al medio día, y azabache en el atardecer, tercer ojo de un verde profundo, perfil de  anochecer, piernas en lontananzas, cintura contorneada de inmensidad, manos extramuros abrazando a todos sus planetas, como es allá es aquí, todo contenido por anillos úricos, como un ángel con su cayado en su mano izquierda y con el dedo índice de su mano derecha, indicando donde está el universo y en qué lugar encontrar sus islas perdidas y todos los ecos de su voz en el tiempo.

Universo dragón de paralaje distante, siempre separado, destellando fuego, incandescente en su profundidad cavernosa, rugosa, casi pavoroso en sus oquedades inconmensurables, es tan oscuro que la luz entra, pero no puede escapar, toda  energía luminosa es tragada por este monstruo ansioso e impaciente, por eso su identidad es negra, en que ni tan solo los neutrones pueden soportar la gravedad rabiosa que lo sustenta, es tanta su agresividad que colapsa, y huye despavorido por la clarividencia de la abuela de sus hijos. La luz se apaga y se vuelve negro todo su alrededor.

Hay vía de sucesión de luceros, aletargados en su crecimiento, pero mil veces más brillante que el señor de la oscuridad, se queda en la órbita piramidal, ser en ebullición pacifica, más bien su tarea es lumínica, donde gira y va, hay armonía, donde duerme sueña que tiene sueños lucidos, su estado se compone de tres estrellas en una; su brillo es tan vital como el sol nuestro aquí en la Tierra. Su aura lumínica es de color sanador, entre blanco azulado y anaranjado rojizo. Su paciencia es plácida, y por naturaleza posee sabiduría sabia, además posee un equilibrio cósmico, es una narrativa ciertamente atractiva y poderosamente intuitiva y ejerce atracción por sus inmensidades.

Ésta estrella va de la mano de una dulcinea cósmica, ella fecundada por el ingenioso creador, dama virtuosa, sin par, sin igual, armoniosa cohesión, seductora rareza, coincidencia, sincronía dulce, amigos de la Enana del Escultor, vecinos de Andrómeda y de la Osa Menor, voces cantoras siderales, musical de ternura de las Náyades y las Nereidas, de espectacular belleza, remolino de lagunas y ríos espaciales, energía suave, risueña, risotada en fortaleza infantil, enmarañada en felicidad y simetría, ímpetu de ayeres, de recuerdos vividos en unión, divinidades en el hoy, dos nebulosas tardías, alejadas por un tiempo, pero unidas por su inmenso amor filial, mensajeras indescifrables, ella mitad mujer y mitad pez, él mitad centauro y hombre, ellos dos en el medio de la nada y el todo. El amor girando en sus raudales.

Espacio orbital, palmo desconocido, verdad incrédula, impresionante albor de los sentidos, delirio, ilusión del tiempo, maquillaje de tez eterna, azul mirar, negras pupilas, blanco aliento, de pensamientos boreales, dorada y plateada su alma.

Padre de todos los soles, e hijos descendientes, girando, sacando su lengua malabarista de fuego, en un vientre bastedad, relámpago, destello, escritura de expresión sin barraras, enigma conciliador, misterio de los misterios, adivinanza locuaz, unción de tiempo y masa, misticismo de los tiempos, música que se canta y se toca con violines de luz, pianos de oscuridad, corazón laúd en reverencia expandiéndose, en esta curvatura y partitura musical, cada nota tiene su historia detrás, formando un ambiente de espiritualidad, un viaje que hará  cada ser, yendóse inmerso en este espacio inconmensurable.

El ser, el yo soy siendo atravesados por ésta energía ilimitada, dando por entendido su única y maravillosa vitalidad, compenetrados con su dios interior, viajero luminoso en éste inmenso alud de paz y amor.

Patricia Araya

22092014
5741-08-07-53

miércoles, 17 de septiembre de 2014

VIAJE ESPIRITUAL


Viaje espiritual

Amanezco contemplando la  montaña blanca y en la cima de esta tierra rica en experiencias sensoriales, medito y busco ese color dorado tranquilizador para conectarme contigo, ahí donde la luz comienza aparecer en el horizonte, con ese color naranja abrazador.

Cierro los ojos y estoy contigo, como antes, como siempre, me dejo dibujar una figura de mujer, en el contraste de tu luz radiante,  luz amante de la paz y dejo la niña que fui, aspirando tu deliciosa calidez, el ayer mutado al hoy, en mi corazón un mantra de sonido suave se escucha a lo lejos,  observo su diseño colorido y en movimiento, devolviéndome la energía perdida.

Busco el tiempo, espacio, el momento y espero en un jardín zen, yo en el centro, toda rodeada de luz, inhalo, exhalo, dejo que mis pensamientos me transporte hacia ti, donde pertenezco, me dejo envolver por ese bosque verde esmeralda que tienes guardado para mí; y continúo en este trance, donde los árboles, sus troncos, ramas y hojas son de este color verde intenso; mariposas, pájaros, insectos, flores son de este tono verde pacífico.

Mi viaje continúa, me dejo llevar donde la paz se viste de azul, todo se vuelve de este color cielo, montaña, mar, horizonte y la barca donde voy siendo llevada por esta luz azulosa, mis sueños se tornan celestes y  mis realidades las tonalizo color zafiro, todo mi mundo es azul, gratamente, cariñosamente azul.

No hay apuros, ni prisa contenida,  me tomo todo el tiempo disponible, todo se vuelve un esperanzador renacer.

Un ser lumínico  viene  a mi encuentro, su rostro angelical y facciones dulces, me atraen, a medida se acerca, noto está vestido de túnica blanca, en sus manos trae un cayado, y en su cabeza un tocado en forma de piña. Me abrazay en su cálido ceñir,  reparo una apacible armonía,  me entrega su mensaje, él está aquí para sanarme, todas mis células y pensamientos vibran. Ya no me siento sola, por una eternidad estoy bajo su alero.

 Mi ángel me deja su regalo más preciado, una bolsa dorada, que yo puedo abrir cuantas veces sea necesario, ahí está todo cuanto necesito de aquí en adelante. Mi ángel, queda complacido de verme en su mundo espiritual

Me quedo ahí sentada con los brazos abiertos, dejando que esta sensación no me abandone, contemplando ahora con los ojos muy abiertos, como este ser desaparece lentamente dentro de un cielo transparente, inmaculado, dejándome una gran paz interior.

Venero y doy  las gracias a mi Arcángel protector que nunca me abandona.

Patricia Araya

17092014

domingo, 14 de septiembre de 2014

SALUDO CRISTAL

Orgón regalo de Teresa V.

SALUDO CRISTAL

Saludo usando la voz de los tiempos, encausada en un rio de pensamientos encadenados, enmarcados en un paisaje esférico de colores armoniosos y energía limpiadora de ondas negativas.

Semilla de luz, en una vasta inmensidad, que se dibuja dialecto que habla desde el vacío mismo, hasta la espesura del alma, melodía, que trova inmensidad, profundidad de espejos del creador.

 Flor que se agranda y empequeñece, en el aura de las eternidades, voz cantora de luz, fuego, y canción,  figura imantada de energía cobriza, aluminio, gemas, cristal de cuarzo, y ángeles dorados en esta colorida casa de la paz

Este es mi saludo con una magna y buena intención, que a partir de HOY, haya sanación a distancia, y que el eco de mis pensamientos, sea energía generadora de armonía y propósito en quienes leen estas palabras.

Textil tejedora de una manta oceánica latente, abrigadora, sutil, hilada con hilos de caricias, moviéndose y atravesando el umbral de la creación, transmute, atraviese los confines de la mente,  ate pensamientos positivos y borre los negativos en todos los seres humanos del planeta.

Patricia Araya
14082014




sábado, 13 de septiembre de 2014

Magical Healing Mantra: Om Mani Padme Hum





Mantra: Sanación mágica 

La existencia es un gran mantra, como un manto que cubre al hombre y se revela en sus diversos estados emocionales.

Su energía es la llave por donde y como debe caminar sus días

El círculo que le rodea es como es arriba es abajo, como hay norte hay sur, luego este, oeste.
Su masa interior es de belleza infinita, de colores y texturas,  por cada ser humano diseñar o ignorar.

Toda ésta flor, contiene radiante energía, desde su centro hacia los hemisferios, madre energía que va cubriendo esta esfera dorada de luz y la dona libre albedrío-

Vía láctea constante,  corazón, iglesia, rezo, ave  que transmuta todo: desierto - oasis, día - noche, sol - luna, unión - distancia, después verbo infinito.

Desde su inicio todo nace, gira, crece, pulso divino,  paz, armonía  para encausarnos en el rio del amor.
Ofrenda en las manos de cada ser, música a los sentidos, tertulia alrededor del divino, y éste padre protector de sus hijos, deja que ellos suban a su  barca, en reverencia, complacidos de haber nacidos a la vida.

Lugar ceremonioso consigo mismo, ignorando lo negativo, dando vida a lo positivo, usando la energía para calmar la mente, dejar que la vibración ronde, llegue, traspase el corazón, deje quietud, enfocándose solo en escuchar la repetición sagrada, todos los otros pensamientos, queden atrás, entrando en un estado de calma, que como eco, seguirá su viaje al confín del tiempo, para nuevamente regresar,  entrar en su radiante de energía, enseñando que existe la  oscuridad y el trastorno humano, no enredarnos en el opuesto sino concentrarnos  en buscar el equivalente, admitir que somos hijos de esa energía divina en toda su potestad.

Repitamos cuantas veces sea necesaria la palabra sagrada, dando gracias a Dios

Patricia Araya
13 09 2014

jueves, 11 de septiembre de 2014

El día que Dios creó las flores.










El día que Dios creó las flores.


A mis nietos Alexander y Andrew

Dios creo las flores, el día que dejo de crear ángeles, extrañaba a sus hermosas deidades, ya que estas se fueron de su lar, encomendadas cada uno a sus tareas angelicales, y era tanta su tristeza, que comenzó con su dedo divino a mover hilos de colores, espejo de su obra magna el universo, fue así, que fue mezclando colores,  fragancias, tersuras,  y texturas, fueron apareciendo por obra de su espíritu creador, flores, una variedad infinita de ellas, algunas exóticas, curiosas, extrañas, otras de deslumbrante  pomposidad y textura, otras pequeñitos soles a la orilla del camino, las más tímidas aprendieron a mostrar su belleza en el atardecer,  otras prefirieron la radiante luz solar, y las menos prefirieron luz indirecta quedándose debajo de los árboles a vivir. Y Dios despreocupadamente  las dejo a todas  en un gran espacio llamado jardín del edén

Un día  desde esta rareza de belleza, comenzaron a ovular de ellas, semillas que caían a la tierra, el viento que entraba a este lugar por primera vez,  muy entusiasmado se puso a jugar con estas pepitas de oro, como le llamó y se las fue llevando, jugueteando cuán lejos podía y cuando no pudo ir más allá, pidió ayuda a las aves que desde las alturas contemplaban la escena, y les dijo: “ Miren lo que me encontré, les dejo comer de este rico maná, si ustedes me ayudan a llevar estas pepitas lo más lejos que puedan”. Los pájaros encantados por tan delicioso regalo, fueron llevando más allá del horizonte este hermoso popurrí de colores y aromas, y cuando no tuvieron más que comer, pidieron a ayuda a la lluvia, y luego la lluvia pidió ayuda al sol, y el sol dejo que la semilla germinara por doquier y fue así como el invento de Dios floreció por la faz de la tierra.
Un día cuando Dios salió de su lar y vino a visitar la tierra, encontró a una flor que él no esperaba encontrar suspendida en el aire, y le pregunto: ¿Y tú cómo te llamas? Lo que la flor contesto: “Me llamo, Clavel del aire”

En silencio,  Dios continuó su caminata, tengo que contar mi secreto, lo que pasa que no pude contenerme, extrañaba tanto a mis ángeles, que conscientemente, quise crear más ángeles en forma de flor, y sin querer, aquí me encuentro con uno de mis querubines, revoloteando con sus alas transparentes, moviéndose sutilmente sobre todos mis suspiros de felicidad.

Es mi bouquet más preciado, para toda la humanidad, por eso os digo: “miren, observen, y huelan mis flores, son ángeles que nacieron en esta forma para amenizar y bendecir sus vidas, ahí en silencio en el jardín de cada corazón,  ahí florecerán  mis flores, que con su frecuencia superior, estarán entregando mi energía vital y amorosa, borraran  angustias, el dolor, la intolerancia, el miedo, incertidumbre, la ira,  enfermedades y padecimientos, entre otros, sin decir palabra alguna, ellas moviéndose al compás del viento, bajo el sol, bajo mi manto de amor, mis flores, mensajeras divinas, la mejor medicina para el alma.

Patricia Araya





miércoles, 3 de septiembre de 2014

DULCE PAZ


Dulce paz

Silva mi alma, descrito tengo mis pensamientos, en balance los sentimientos, me rehúso a sentir dolor, miedo, odio, finalmente, he encontrado mi dulce paz,  he entrado en un bosque de árboles en quietud, vivo  cada segundo, soy árbol entrando en otoño, pero su color anaranjado embellece el lugar, llama la atención entre todos los demás. La vida es luz, sol y esa digna paz que embellece mis días alumbra, cambia la hegemonía de los que caminan o están a mí alrededor.

No necesito más nada, no quiero incomodar a nadie, ni causar preocupación, muy por el contrario, estoy aquí para dar, mi hogar es grande, se divide en muchos ventanales, tiene muchas puertas abiertas, tiene  un patio de armonía de colores, música de relajación, y un gran living room con pensamientos positivos

Quiero mis palabras sirvan  para limpiar el alma  de quienes leen este mensaje, letras alegres, risueñas, verbo vestido de ángeles con violines, adjetivos sanadores, buenas vibraciones, mensaje que sirva para evadir los malos pensamientos, ahuyenten la ansiedad.

Paisaje de luz soy,  día radiante, abejas revoloteando  en una flor, acuario de caballitos de mar con su movimiento sin prisa, y un cielo de aves surcando la distancia, tomándose todo su tiempo, pues saben que llegaran a destino. 

No quiero lo mismo de ayer, quiero ir en paz donde quiera que vaya, estar, e ir por el camino de la comprensión, anti stress, yo con mi antídoto de armonía, relajación y a mi lado mi dulce paz.

Patricia Araya